Dia 31, Desaparecido del Mundo.

Hoy, en el pináculo de lo que creo que es el inicio de un gran cambio, ahora que todo esta casi como lo quisiera tenerlo en el ámbito profesional, en el ámbito personal me hace tener una serie de didas existenciales en las cuales el desarrollo de mis ideas, algunas veces no tienen sentido, o a lo mejor sí, pero quiero que juren entorno a lo que siento, y no a lo que quiero realmente hacer, llevo días sin perder dormir, mi mente gira entorno a entenderla, de ser un simple análisis que ha sido de rutina durante años, ahora se ha vuelto un reto personal y una obsesión hasta cierto punto, te poder determinar con teorías de un gran catálogo de psicólogos y psiquiatras, con los cuales he podido predecir comportamientos de muchas de las personas que me rodean, ella me hace preguntarme de nuevo si las teorías que han realizado personas tan reconocidas van por el buen camino o de los desechen y comiencen de nuevo, porque ella, un ser que te hace replantearte todo lo que ya sabias del comportamiento de las personas y quedarte con la duda de lo que esta pensando, hasta cierto punto es lo más interesante y emocionante que he visto en mi vida.

SI desarrollo mental, su inteligencia y la forma en la que puede desenvolverse ante la sociedad, te hace pensar en algunas ocasiones colocarle esa etiqueta, ya algo sobre utilizada por la sociedad que es la locura, pero también te hace preguntarte ¿Y si nosotros somos los que estamos mal?, esa es un paradigma que nunca se ha planteado para estudio, puede ser que alguien ya se lo pregunto, pero recaería de nuevo en esa etiqueta de locura.

He podido soñar escenarios en los cuales pueda llevarme a las respuestas de muchas cosas, pero ha llegado a un punto en que está alterando mi percepción de la realidad, y si esta realidad en la que escribo esto fuera una creación de mi mente, entonces yo soy el loco en esta ecuación, porque estaría creando enigmas que mi mente no puede resolver, y lo sabe que tiene pocas probabilidades de poder llegar a resolverlas, pero la adrenalina de poder llegar a la respuesta es lo que me mantiene vivo.